INICIO > JESÚS DE BELÉN


Anticipo al lector que mi persona con estos escritos no pretende quedar bien ni con Dios, ni con el diablo, ni con nadie... tampoco conmigo.

Si fuera cierto el mensaje bíblico ortodoxo donde Dios hablara a la gente, el de la Iglesia digamos, sería sencillo y para todos en cualquier parte del mundo; no sería necesario ser un docto para interpretarlo. Además, qué mensaje real y conciso hubo para la demás gente del planeta que no se encontraba en el Medio Oriente en ese momento?: la de Alaska, Groenlandia, África, Australia, la Polinesia, etc.

La ambigüedad del texto bíblico seguro deja múltiples interpretaciones y por tanto que los doctos se hagan la fiesta con sus exégesis hermenéuticas propias; es muy difícil   cuestionar las cosas si son ambiguas.


Para la gente común, coloquial digamos, es fácil caer presa en hábiles oradores que interpretan los textos según sus pareceres. Al no tener referencias de otras posturas, al carecer de agilidad en estas cuestiones, son entonces presa sencilla.


Pero la gente académica, formada, no sólo no lo es, sino que, desgraciadamente, será común encontrarlos confundidos. El equívoco y ambigüedad mecionada, junto muchas veces con la compañía del miedo, cava en sus conocimientos una incertidumbre y confusión descomunal, sobre todo agravada al ver que están "solos" en sus lógicas argumentaciones.


Biografía de su época oscura

Conforme a la versión más clásica María y José vivían en la ciudad de Nazaret, región de Galilea, actualmente al norte del estado de Israel. José había enviudado y tenía hijos e hijas. Trabajaba como carpintero y tendría varias propiedades y, tanto él como María, venían de familias acomodadas. Ser carpintero en esa época era de prestigio, significaba estar bien acomodado.

Por una cuestión de trascendencia María tiene a su primer hijo Jesús, quien a su vez tendría luego más hermanos de ella. En total entre hermanos y hermanastros creo que serían ocho: Ruth, Amós, Santiago, Jacobo, José, Simón, Judas y otra hermana.

El matrimonio viaja de Nazaret a Jerusalén, pasando por Belén, para cumplir con un empadronamiento por orden gubernamental romana. Aquí se cumpliría la profecía bíblica de Miqueas que dice:

Pero tú, Belén Efrata, pequeña para estar entre las familias de Judá, de ti me saldrá el que será Señor en Israel; y sus salidas son desde el principio, desde los días de la eternidad. (Miqueas 5:2) (Efrata sería un asentamiento judío localizado en Cisjordania)


Belén (GoogelMap: 31.704444, 35.206111) es una ciudad palestina en la región conocida antiguamente como Judá y actualmente dentro de Cisjordania, a 9 Km al sur de la ciudad de Jerusalén y 110 Km al sur de Nazaret. Puede ver en este link un mapa actual del lugar.

El lugar y momento que se estaba viviendo era un período apocalíptico. Existían vicios y sodomías, politeísmo romano, etc. Siendo la zona una colonia romana, existían movimientos y pensamientos rebeldes.

A sus 12 años viaja a Jerusalén y al hablar con los doctos religiosos judíos del lugar se da cuenta que Jehová (o Yhavé), el dios judío de Jerusalén, es en realidad una mala divinidad, castigadora, violenta, vengativa, etc. por todos conocida y por tanto inaceptable para él por sus convicciones y expectativas.

Podemos observar cómo el supuesto profeta Isaías se dirige despectivamente a Jehová, marcando con ello un distanciamiento entre éste y Jesús; y que tampoco sería Dios, porque el mismo habría poseído la representatividad en Isaías al diferenciarse como "yo". Leamos:

"Con todo eso, Jehová quiso quebrantarlo, sujetándole a padecimiento. Cuando haya puesto su vida en expiación por el pecado, verá linaje, vivirá por largos días, y la voluntad de Jehová será en su mano prosperada." (Isaías 53:10)
"Por tanto, yo le daré parte con los grandes, y con los fuertes repartirá despojos; por cuanto derramó su vida hasta la muerte, y fue contado con los pecadores, habiendo él llevado el pecado de muchos, y orado por los transgresores." (Isaías 53:12)


Pasados dos años fallece su padre y se encarga de la familia trabajando como carpintero por ser el hijo mayor.

Siendo ya joven, siente que Dios lo ha enviado. En ese tiempo da un primer sermón en una sinagoga proclamando las cualidades buenas de Dios, que lo ha enviado a predicar buenas nuevas a los abatidos, a calmar a los quebrantados de corazón, a otorgar la libertad de los presos espirituales, a darle vida a los enlutados y tener belleza ante las cenizas, a brindar cantos de alabanza en lugar de espíritus angustiados, etc.

La madre le dice que él es el Mesías del pueblo judío pero lo niega porque no está de acuerdo con su dios como lo había entendido al visitar Jerusalén. Siendo aún joven y ya un líder, se opone a ir con las armas contra el imperio romano como se lo había pedido su madre junto a un rico judío llamado Isaac. En esto sí estaban los judíos Macabeos y Zelotes (movimiento radicalista).

Propone en los niños reemplazar las enseñanzas del "Temor a Jehová" por la estimulación positiva. Así y a mi entender, ve con claridad que toda coacción no posee un fin ni directriz ni bueno.

La hija de un tal Esdras llamada Rebeca se enamora de Jesús. Así su padre habla con él para relacionarla y vuelve a ella diciéndole que éste era un hombre muy honrado pero que no le convendría que se casaran porque le manifestó que su designio era otro.

Jesús toma conocimiento de la existencia de los Esenios como cofradía judía (que eran aún más radicales que los Fariseos) de maestros espirituales curadores del alma, que eran estudiosos esotéricos y de las profecías, y que se habían establecido primordialmente en el mar Muerto.

Empieza a viajar, donde puede utilizar el siguiente mapa de referencia.

Viaja de Nazaret a Jerusalén sin detenerse, pasa por Betania y de allí al mar Muerto en la desembocadura del río Jordán. Termina en la ciudad de Ein Guedi donde estaban los Esenios. Allí se habría iniciado en los conocimientos proféticos de los judíos, egipcios y babilonios. Adquiere logros en la oración, la medicación, la lectura y la meditación.

Se dedica a reconocer su doble naturaleza: por un lado la humana y por otro la divina; algo lógico que todos los seres vivos, en principio, tendríamos.

Luego se traslada a Séforis, a unos 5 Km al norte de Nazaret, donde aprende el oficio de herrero y trabaja en ello. Paralelo a esto también habría ido a la ciudad de Damasco donde a ser huésped de un rico mercader judío que quería instalar en esta ciudad una escuela de Filosofía y lo elige a él para que con su apoyo económico la realice.

Seguido realiza un gran viaje con uno de sus tíos llamado José de Arimatea, mercader de estaño, que lo lleva por barco a las islas británicas al condado de Somerset, y donde posteriormente se construiría la Abadía de Glastonbury. Aquí junto a su tío habrían levantado una casa para vivir un tiempo. Se considera posible que haya visitado Stonehenge también. Así, en este viaje habría aprendido las tradiciones de los Druídas y los Celtas.

Ya de regreso piensa que debía realizar más viajes importantes todavía. Sale entonces encargando su familia a su hermano Santiago y parte por el mar de Galilea a la ciudad de Carpenaúm donde vivía un tal Zebedeo que era amigo (o tío) de su padre José, y donde residió por un año trabajando construyendo barcos, y el dinero acumulado lo envió a su familia.

Luego va a Jerusalén por dos meses donde conoce a dos emisarios de los príncipes de la India llamados Gnod (padre) y Ganid (hijo) que le piden que sea intérprete y tutor judío en su próximo viaje que iban a hacer a Roma. Jesús acepta y será remunerado por ello. Salen de allí entonces y se dirigen al puerto de Cesarea, y luego a Alejandría. Hace amistad con Ganid lo que determinará que conocerá mejor el budismo y el hinduismo de la India.

Aquí conoció su famosa biblioteca, estudió con Filón (25aC-50dC) y estuvo con otros doctos del lugar. De allí van a Creta, cuna de los Minoicos, donde la mujer tenía un rol social importante. Seguido viajan a Malta, luego a Cartago, a Siracusa, a Nápoles y al lado Capua, y hacia Roma finalmente.

En Roma tuvo conversaciones con eruditos e intelectuales, quedando su imagen como "El maestro de Damasco". Luego van a Tarento, Corintio y luego a Atenas. Le sigue Éfeso, Rodas, luego por barco a Chipre, de allí de vuelta a Antioquía, luego a Sidón, volviendo a Damasco, luego a Babilonia, de allí a Ur, cruzan los montes y la ciudad de Susa, viajan al norte de Persépolis, luego a la costa del Golgo Pérsico al puerto de Charak. A continuación con ruta marítima van al valle del Indo, en la India donde conoce la cultura (madre) de Krishna, y sube al norte de la India despidiéndose de Gnod y Ganid en Cachimira; y finalmente toma camino por la ruta de la seda para su regreso a
Nazaret.


Ya tiene 30 años y dispondrá el resto de sus tres años de vida, como todos conocemos, a exponer un sincretismo ideológico aprendido de las tradiciones del sionismo, budismo, hinduismo, zoroastrismo, judaísmo, babilónica, egipcia, helénicas, romanas, cinismo, taoísmo, sintoísmo, confusionismo, etc.

Refs.: ref 1, ref 2, ref 3

El tiempo y el espacio

¿Qué son estos conceptos en Jesús? En verdad, seguramente nada de lo que en vuestra representación figura.

Para comprender la cuestión debería recurrir a mis estudios y demostración dados en mi obra "Filosofía Crítica Trascendental". Allí demuestro que ambos, tiempo y espacio son dados a priori, como potencial genético digamos, y que se hallan fuera de la fenomenología de la física ortodoxa, empírica de nuestros sentidos y sensaciones, pero, a su vez, comparten con ella su existencia.

No me voy a detener en el punto que para ello escribí la obra, sino que utilizaremos estas realidades para interpretar la exégesis hermenéutica de Jesús.

Él habló para gente sencilla, inclusive que para quien reprodujera sus parábolas siga su mensaje. Supo manejar estos conceptos con una habilidad increíble por cierto.

Para entrar en tema y explicarlo, me basaré en una analogía. Pensemos por tanto en un acordeón, contraído, que luego se expandirá. En su estado original él contendrá, de alguna manera, todas las notas que al ampliarse sonarán. Contiene en sí mismo y contraído, todo el fenómeno.

De igual manera, una piedra lanzada sobre un calmo estanque de agua, producirá en él un sistema ondulatorio que se propagará. Este impulso, en su inicio, también igual que el caso anterior, contendrá de alguna manera toda la fenomenología física que podemos percibir con nuestros sentidos.

Bien, en las cuestiones trascendentes que Jesús nos hablaba, ocurre lo mismo. En ese "otro mundo" que hace referencia, por llamarlo de alguna manera, las cosas no se suceden ni se espacializan. No están sino que sólo son (diferencia entre ambos verbos del estar y el ser). Por tanto he observado que este último no debería conjugarse porque no se debe temporizar.

Así, todo lo que sentimos en nuestra vida física, desde que nacemos hasta que morimos, ocurre en un sólo instante y también su espacialización en un sólo punto. Tal cual el acordeón descripto. Somos niños y adultos al mismo tiempo, tenemos así la sensación agria del limón en nuestra boca por más que falte y también por más que viajemos los sentimientos no cambiarán. Así, ambos, sensación y sentimientos, no transcurren ni se espacializan; tampoco son ubicables en nuestro cuerpo.

El ente que cumple satisfactoriamente con esta cuestión de trascendencia es el sentir (sensación y sentimiento juntos). Ambos se encuentran en el fenómeno (lo que se aparece en la física) pero no pertenecen a él, sino al nóumeno (lo que se aparece en la metafísica).

Tomemos algunos ejemplos que nos ha dicho Jesús:
   

"Respondió Jesús: Mi reino no es de este mundo (...)" (Juan 18:36)
"Entonces Jesús le dijo: De cierto te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso." (Lucas 23:43)
"Porque el reino de los cielos es semejante a un hombre, padre de familia, que salió por la mañana a contratar obreros para su viña. (...) Así, los primeros serán postreros, y los postreros, primeros; (...)." (Mateo 20:1-16)
"Porque todo aquel que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos, ése es mi hermano, y hermana, y madre." (Mateo 12:50)


Vemos en estas enseñanzas clarísimamente que el tiempo, en el mundo trascendente del sentir interno nuestro por así decirlo, es uno sólo. En la parábola de los jornaleros se explica que obviamente allí no existirá un orden porque no hay tiempo, como también en lo filial que no habrá consideración genética porque esto es espacial.

    

La trascendencia de Jesús

Obviamente, una persona que por años se dedicó a informarse y practicar distintas disciplinas esotéricas como las descriptas, sumándole a ello una posible inteligencia superior y, tal vez, alguna otra cualidad psíquica también, tuvo necesariamente que marcar una diferencia.

A mi saber, donde la humanidad descripta como alienígena en nuestros días, cobra una existencia irrefutable como he demostrado en mis estudios al respecto, esto tal vez también podría haber agregado una diferencia a Jesús. Y repito, sólo digo: "tal vez".

Por ejemplo, cabe mencionar las supuestas profecías de Isaías. Cómo este autor, si es dado con veracidad en su libro bíblico, pudo reproducir lo siguiente en el siglo VIII antes del nacimiento de Jesús:
    

"Por tanto, el Señor mismo os dará señal: He aquí que la virgen concebirá, y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emanuel." (Isaías 7:14)

"Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz." (Isaías 9:6)

"Despreciado y desechado entre los hombres, varón de dolores, experimentado en quebranto; y como que escondimos de él el rostro, fue menospreciado, y no lo estimamos. Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido. Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados. Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros. Angustiado él, y afligido, no abrió su boca; como cordero fue llevado al matadero; y como oveja delante de sus trasquiladores, enmudeció, y no abrió su boca. Por cárcel y por juicio fue quitado; y su generación, ¿quién la contará? Porque fue cortado de la tierra de los vivientes, y por la rebelión de mi pueblo fue herido. Y se dispuso con los impíos su sepultura, mas con los ricos fue en su muerte; aunque nunca hizo maldad, ni hubo engaño en su boca. Con todo eso, Jehová quiso quebrantarlo, sujetándole a padecimiento. Cuando haya puesto su vida en expiación por el pecado, verá linaje, vivirá por largos días, y la voluntad de Jehová será en su mano prosperada. Verá el fruto de la aflicción de su alma, y quedará satisfecho; por su conocimiento justificará mi siervo justo a muchos, y llevará las iniquidades de ellos. Por tanto, yo le daré parte con los grandes, y con los fuertes repartirá despojos; por cuanto derramó su vida hasta la muerte, y fue contado con los pecadores, habiendo él llevado el pecado de muchos, y orado por los transgresores." (Isaías

53:3-12)

    

La salvación

Desde que el hombre es hombre, digamos desde lo que habría sido Adán y Eva, vive equivocándose, "errando al blanco", pecando. Bien, esto es, lógicamente, no necesariamente por la responsabilidad de una víbora, sino porque está debajo del Sol y sujeto a lo que se denominó accidente aristotélico y propia culpa por su imperfecta psique.

Así las cosas y según los libros bíblicos, nuestra gene ha sido desterrada de la presencia del Creador porque no seríamos perfectos como Él. Por tanto tenemos un pecado original destinado como fin una destrucción ante su presencia y deberíamos hallar el modo de salvarnos... Alguien, con la mano en el corazón y la otra puesta en la frente ¿puede aceptar realmente como verídica semejante ridícula cuestión?

Pasemos ahora a lo que se nos ha dicho:
   

"Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna." (Juan 3:16)


Esta es otra... ¿Acaso cree que en la inmensidad biológica del planeta, por no decir que exista algo también allá afuera en el cosmos, somos tan importantes, aún merecedores de una injusta distinción? ¿Que dentro de los sistemas vivos como lo son las biomoléculas, microorganismos, vegetales, animales, estamos en una consideración superior?... Pero por favor, no seamos ególatras ni estúpidos señores. Veamos lo que también nos dice las mismas escrituras:

   

"Porque lo que sucede a los hijos de los hombres, y lo que sucede a las bestias, un mismo suceso es: como mueren los unos, así mueren los otros, y una misma respiración tienen todos; ni tiene más el hombre que la bestia; porque todo es vanidad." (Eclesiastés 3:19)


¿Es que acaso, si es que nos basamos en una compilación como la Biblia, aceptaremos unos pasajes y otros no?, ¿diferenciaremos los que están en el Antiguo Testamento de los que están en el Nuevo? ¿No son una y otra la misma cosa?...

Bien, entonces, ¿porqué Jesús moriría por nosotros como nos enseña la Biblia? dicho evento fue descripto, por ejemplo, en:

"Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados. Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros." (Isaías 53:5-6)
"El siguiente día vio Juan a Jesús que venía a él, y dijo: He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo." (Juan 1:29)


Se entenderá que el Cordero es el animal en sacrificio judío y que ahora es reemplazado por Jesús.

Entonces ahora viene esta otra pregunta: ¿No es ridículo que Dios se castigue a sí mismo para salvarnos? ¿No es esta conducta incorrecta, caprichosa, ingenua?...

Bien, me aventuraré a dar una respuesta. Como padre que he sido, he hallado tres maneras de corregir a nuestro hijo: una primera, castigándolo (reprensión y directriz coactiva); otra segunda, como Jesús vio, por la estimulación positiva; y otra tercera, que es cuando el hijo ve que el padre sufre por su causa.

Y a esta última me remito. Es decir, que si cabría la posibilidad de una filial amorosa entre Dios y algunos humanos, y éstos ven cómo ha sufrido Jesús, entonces su martirio serviría de factor correctivo y directriz. Digámoslo de otra manera: por amor uno ya puede superar el pecado y, según Dios, entonces al mismo pecado original.

Paralelo a esto no dejo de pensar en las normativas divinas. Esto es, en lo canónico, en las reglamentaciones y estrictas leyes de Dios para con el hombre. Ver en ello a un Creador inflexible me aterroriza.

Vivimos en un mundo lleno de imperfecciones, donde la corrupción (entropía) luce en sus mejores galas, y poner en este mundo un Dios semejante, es, al menos para mí, ridículo. Lejos está de esta mira de la de Leibniz como "el mejor de los mundos posibles".

Por eso creo y pienso, creo que razonablemente, que un Dios como el que uno espera, no sujeto a las pavadas humanas, consideraría la cuestión y sería lógico que, para poder aceptarnos con nuestras limitaciones e imperfecciones, Él nos facilite la cuestión. Simplemente, aceptando a Jesús como guía directriz y dentro de nuestros sentimientos. Esto es decir, que no faltará escalar el Everest para obtener una superación del pecado original, ni tampoco cruzar el océano a nado; sino simplemente: aceptarlo.

Por tanto, cualquier persona que haya tomado conciencia de esto y guarde el sentimiento de Jesús en su corazón, más allá de sus supuestas doctrinas y dogmáticas eclesiásticas que heredamos de los hombres, seguramente, poseerá un cambio en su esquema de conducta. Y ello es a lo que se refiere la Iglesia con "conversión transformadora" o el "nacer de nuevo".



Sobre la resurrección de Jesús

Si tenemos en cuenta del conocimiento tecnológico que se dispone hoy en el área médica y biológica, difícil podría ser negar la posibilidad de que en un futuro, y tal vez no muy lejano, rescatar a la vuelta a su vida a una persona fallecida de cierta manera sea posible.


Si encima de esto pensamos en las cuestiones trascendentes que nos otorga la Biblia como lo son la existencia de los ángles, y a su vez tenemos en cuenta su más que posible vinculación de ellos con esa otra humanidad que he mostrado su existencia en los links siguientes: círculos de cultivos y extraterrestres, nada nos impediría suponer un posible fenómeno de resucitamiento.


Desde que la vida es vida y se engendra en el instante-punto trascendental dentro del gameto, y luego se organiza venciendo las trabas del mundo con una entropía negativa, sería ridículo pensar que "las sabemos todas".


En verdad qué es y cómo se forma la vida no lo sabe nadie; tampoco cómo se autorregula. Y entonces, estimado lector, ¿cómo podemos tener la certeza de que una tecnología y conocimiento superior al nuestro no puede provocar una resucitación?


¿Es que no nos damos cuenta de que no sabemos nada?...


Para mi, en mi humilde entender, aquellos seres tecnológicos y extrahumanos que llamamos ángeles, alienígenas, etc., manejando conocimientos superiores, han podido lograr dar vuelta a la vida un cuerpo fallecido, aunque, por supuesto, no totalmente destrozado sino con partes orgánicas recuperables.


Sobre Dios

Si hay algo infantil y en adultos hasta estúpido, es preguntarse por la existencia de Dios. Cuestionarse la posible existencia de una entidad humanoídea (fíjese que no digo humanoide) con temperamentos, estética y ética, etc., tal cual la pintan las sagradas Escrituras de numerosas disciplinas: es ridículo.

No se puede negar una hegemonía del Universo, tal vez creadora o no; eso sí es serio y maduro. Pero nada más.

Se debe saber que el pensamiento posee dos esencias, una de ellas es la información. Esta cuestión, cuantificable y mensurable, pondrá en evidencia que las argumentaciones humanas son siempre entrópicas y sujetas a la ley de causalidad. Por tanto, jamás tendrán un comienzo. En otros términos, no podemos con el lenguaje y/o pensamiento argumentar el inicio de las cosas, al "motor inmóvil" aristotélico digamos. Su origen es metafísico, trascendente, fuera del tiempo, del espacio, no sujeto a la entropía y por tanto tampoco a la causalidad.

Dejemos a "Dios" donde está porque no lo podremos entender, menos aún lengualizar. Escribámoslo con mayúscula si le tenemos miedo, no hay problema. Pero, por favor, no lo humanicemos ni nada de eso.

En cuanto a los milagros que aparecen en las Escrituras, como lo es caminar sobre el agua, al momento secar una higuera, hacer aparecer de la nada panes y peces, separar las aguas de un río, etc. ¿Realmente acepta esto como verdad?... Si realmente es así, avíseme por favor, así tratamos de hacerlo internar y, más aún, para poder protegerme, prevéngame también cuando camine por una vereda de la calle así reparo y cruzo por la de enfrente.

Deberá saber que hablar de Jesús puede excluir perfectamente todo este prejuicio y desatino. Las enseñanzas que nos ha dejado están, por suerte, más allá de la vana humanidad. Con los cuatro Evangelios nos hubiera sido más que suficiente para entenderlo; deberíamos tras ellos recortar las Escrituras pues lo demás es redundante, equívoco muchas veces y también confunde.


Cuestiones que se desmienten

Hay algunas disciplinas, informaciones que circulan, videos que se muestran en la red, etc. que me gustaría mostrar su enorme distanciamiento con una exégesis de los temas que incumben a Jesús.

Sobre la Teología en general

Este es un tema que he desarrollado brevemente años atrás sobre el Taoísmo, Brahmanismo o Hinduismo, Budismo, Mahometismo e Islamismo, Espiritismo, Judaísmo, Catolicismo Romano, Protestantismo, etc. y puede ver en el link de la obra "Filosofía Crítica Trascendental", Cap. 12 Teología.

El Gnosticismo

El Gnosticismo es un conjunto de corrientes sincréticas filosófico-religiosas que llegaron a mimetizarse con el cristianismo en los tres primeros siglos de nuestra era. Sostiene, como su nombre lo sugiere: "llegar a la salvación de la ira de Dios por el conocimiento (gnosis)".

Según esta doctrina los iniciados no se salvan por la fe en el perdón gracias al sacrificio de Jesús, sino que se salvan mediante la gnosis, o conocimiento introspectivo de lo divino, que es superior a la fe. Es una mística secreta de la salvación. Se mezclan sincréticamente creencias orientalistas e ideas de la filosofía griega, principalmente la platónica.

Sus movimientos fueron inmensos. A modo informativo tenemos:

Antiguos:

simonianos (Simón), fibionitas, zaqueos, menandrianos, borboritas, barbelitas, saturnilitas, encratitas, cerintianos, basilidianos(Basílides), nazarenos, valentinianos (Valentín), nicolaítas, marcosianos (Marcos), ofitas, estratióticos, cainitas, ptolomeanos (Ptolomeo), setianos, arcónticos, cerdonianos (Cerdón), marcionitas, apellianos, adamitas, melquisedecianos, carpocracianos (Carpócrates)
           
Posteriores:

- "cristianos": maniqueísmo (Manes) o "Religión de la Luz", catarismo, setianos, nicolaítas (Nicolás)
- exteriores al cristianismo: judaicos (Hermes Trismegisto (dios egipcio Toth identificado como "Hermes Tres vece grande" por los griegos), esenios (año -150), Filón de Alejandría (-20/40), mandeísmo (aún susbsiste), sabeísmo, hermetismo strictu sensu, alquimia (Zózimo), cábala judía, ismaelismo, herejías musulmanas derivadas, ciertas doctrinas "esotéricas", neomaniqueísmo (maniqueísmo medieval, herejías cristianas), los templarios, priscilianismo (Prisciliano), paulicianos (interpretaban a San Pablo), bogomilos (herederos de los paucilianos, siglo XII), cátaros [(herederos de los bogomilos): patarinos (en Italia) y albigenses (en el Languedoc)], islamismo gnóstico
[(asesinos, drusos, nosairíes (o ansariehnos) y yesidas (contemporáneos, vivían al norte de Irak)]

De la Edad Media y contemporáneos:

- panteísmo popular: Hermanos del Libre Espíritu, Hombres de la Inteligencia, Libertinos espirituales, ciertos anabaptistas extremistas del siglo XVI, Ranters (o "energúmenos"), etc.
- teosofía cristiana (siglos XVI/ XVII) (Parecelso. Valentín Weigel, Jacob Boehme, Johannes Scheffler)
- Hermanos Rosacruces
- Francmasonería
- Iglesia Católica Evangélica (Naundorff-Louis, 1785/ 1845)
- vintrísmo (Vintras, hacia 1839)
- Iglesia Evangélica Hinschista (Armengaud-Hinsch, nacida en 1801)
- Iglesia Gnóstica (Jules Doinel, en 1890)
- figuras románticas: Simone Pétrement, Lamartine, William Blake, Novalis, Goethe, Gérard de Nerval, Víctor Hugo.
- figuras de la poesía simbólica: Baudelaire, Arthur Rimbaud, Mallarmé, Breton.



Ahora bien, si Dios hay uno solo, y Jesús también, porqué tanto ruido?... Obviamente, por que hay interferencia; esto es, porque hay salpicadura de sandeces...

Refs.:

SERGE Hutin: Los gnósticos, Ed. Eudeba, Buenos Aires, 1976.
Ref.: https://es.wikipedia.org/wiki/Gnosticismo


El video Zeitgeist

Con este nombre existe hace unos años un documental en la internet. Su primera parte, que es la que se refiere a los temas de Jesús y la Biblia, es un fraude. Actualmente (año 2016) está en este link: https://www.youtube.com/watch?v=pC2jnGZlVtE

La palabra Zeitgeist es originalmente una expresión del idioma alemán que significa "el espíritu (Geist) del tiempo (Zeit)" y se refiere al clima intelectual y cultural de una era.

El video habla de los dioses Horus, Atis de Frigia, Dionisio, Mithra, etc. que se correlacionan con Jesús y, si vamos a Wikipedia por ejemplo para informarnos de ellos, vemos que nada tienen que ver con la explicación que se da. Ni siquiera el más importante, Horus, es el dios del Sol.

En cuanto a los lineamientos astrológicos y su correlación con una exégesis bíblica, yo diría que es arbitraria y disparatada, confusa y pseudocientífica también. No solamente lo de las interpretaciones de las constelaciones, sino también la astronómica que se da de los Tres Reyes Magos, la de la Cruz del Sur, etc.

El guionista dice fundamentarse en el "Libro de los Muertos de los Egipcios", cuando en verdad éste no se conoce sino a través de sus interpretaciones de traducción por Karl Richard Lepsius en su publicación de 1842.

Este video, amigo lector, tira verdura y, siendo presa los más jóvenes y menos doctos, caen atrapados en su fácil red. Basta estudiar un poco sus temas para ver el fraude, su cháchara vana y tendenciosa. Nada más cómodo que creer que lo que se brinda es cierto, aún cuando no se da ninguna fuente de corroboración.


Misceláneas hermenéuticas

En la cultura preazteca en la zona de Ojuelos de Jalisco (21.866667, -101.583333), Jalisco, México, que aparentemente dataría de 10.000 años de antigüedad, se ha hallado la siguiente imagen. En ella se observa a un sujeto ofrendando a un bebé y que será tomado en brazos por otro que proviene de una supuesta nave espacial, del tipo platillo por todos conocida. Esta imagen no es la única, sino que en este otro compilado se pueden ver algunas más con similar motivo.


Debe tenerse en consideración la pluraridad religiosa de la época, donde similares trascendencias se hacían presente en todo el planeta. Recurramos para confirmar ello al paralelismo de las esculturas humanas en la cultura Olmeca con fisonomías africanas y orientales; los escritos de la cultura de Pascua con respecto a los de la India; las técnicas constructivas de las paredes de las pirámides de Egipto con las Mexicanas, etc.


Así, los dioses de la antigüedad (inclusive el hebreo del Antiguo Testamento) se entiende que pedían sacrificio de alimento, animal o humano.

Si tenemos entonces en cuenta nuestra cultura de Ojuelos donde las ofrendas humanas, seguramente sustentadas como regalos a alienígenas para que perpetúen su especie, tal y como se supone realizan hoy en día ellos mismos por sus propios medios (ver el apartado de la raza de los grises), han creado un mito, una costumbre, que debido a que estos extrahumanos han visitado desde esos días también otras partes del planeta, no sería de extrañar que, abandonadas las culturas, éstas quisieran perpetuar dicha costumbre pero con la matanza de seres humanos. Esto es, que en su comienzo eran dotes de ofrendas humanas para la progenie extraterrestre, pero luego se perpetuarían simbólicamente con comidas y la sangre de animales y humanos, en las diferentes culturas y civilizaciones terrestres a lo largo de la historia ortodoxa por todos conocida.

El dios del pueblo hebreo, de Israel, de "Isaac, Abraham, Jacob, etc.", es decir Jehová del Antiguo Testamento, vemos según la historia en Moisés y aún por sí mismo como se ha identificado, no coincide con las bondades y caracteristicas del Dios de Jesús, el del Nuevo Testamento como una identidad universal, amorosa y justa. Todo se mostraría y da a entender, como habla y expresa, es decir con la fenomenologia con que se presenta, con los sacrificios que pide, con el carácter inaceptable, vengativo, impío y sangriento, etc., que más bien es fruto de una actividad extraumana, alienígena, con sus OVNIs y tecnologias de vanguardia. Recordemos que el mismo Jesús, a sus doce años, no lo aceptó.

Los mismos egipcios, como otras culturas del planeta similarmente, enmomiaban a los fallecidos dejándoles comidas y utencillos para una supuesta vida en el "más allá". ¿Acaso esta acción no formaría tal vez parte de un ritual mítico que en su comienzo era verídico? Siendo así, uno se puede preguntar con justa razón si estos seres extraterrestres tienen algún vínculo, por nosotros desconocido aún, sobre la vida que conocemos y el de un supuesto plano de transmigración, por así decir, que es la muerte.

  

   
Eugenio
21/02/16 al 25/02/16
Actualizaciones: 30/06/16, 25/09/17
Mar del Plata, Argentina