INICIO > LA POSIBLE RADIACIÓN NOCIVA DE LOS CELULARES Y EL WI-FI
   
   
Trataremos de llevar a la razón los lineamientos físicos actuales en cuanto a la posibilidad o no de que los teléfonos móviles celulares y equipos de wi-fi afecten nuestra genética vital.

No será excento de este estudio la necesidad de presentarlos con lineamientos físicos necesariamente. Toda opinión que he escuchado y visto por los medios de divulgación masiva, como radios y programas televisivos, no sólo no han explicado sus fundamentos sino que siempre he visto que aquellos que exponen el tema, por más que hayan sido considerados especialistas, han dejado mucho que desear. Obviamente la especialidad médica lejos está de dar análisis y respuestas serias al efecto.


Será preciso comprender que la manera más práctica, eficiente y directa de los medios de transmisión, será evaluada por la potencia y no por sus campos eléctricos o magnéticos. Asimismo, deconocer estos lineamientos de que hablo, como otros que seguidamente expondremos, deberá inevitablemente limitar al espectro de
lectores; no queda más remedio y lo lamento.


Utilizaremos una referencia numérica que nos servirá de guía y comparación. Me refiero al ruido térmico o granalla por Boltzmann que dispone toda materia del universo. La vibración activa de los átomos y moléculas de un material debido a la temperatura lo hacen al compás de una frecuencia que determinará por ello una energía o potencia eléctrica. Esta consideración nos será útil, como dijera, para comparar la potencia recibida en un material genético como es un cromosoma. En efecto, si la energía que se recibe es menor que la de granalla, entonces no tendremos efecto perjudicial puesto que la Naturaleza, con su sabiduría y economía competente, jamás produciría mutabilidad en estos niveles estocásticos y aleatorios. Pero si lo recibido supera en efecto este ruido, la condición será otra, resultará de cuidado.


Distinguiremos dos aspectos de la propagación: la transmisión y su recepción en un viaje. Ambos son temáticas totalmente diferentes de estudio.
   
    
La Transmisión

La fuente de origen que nos interesa será la de una antena (puesto que también puede ser por radiación del calor, radiaciones atómicas, de fotones, etc.) y con un lóbulo de directividad isotrópico (que para nuestro caso esperado será el más eficiente o del "peor caso" en cuanto a la salud). Cuando una antena realiza esta función a una frecuencia de longitud de onda
lo hace de manera tal que a lo largo del espacio de transmisión en su viaje se deben diferenciar tres zonas según la distancia de su recepción que llamaremos R:

I zona) de predominancia del campo eléctrico (R mucho menor que
); se la denomina reactiva cuasi-estacionaria
II zona) de predominancia del campo magnético, se la denomina reactiva de Fresnel
III zona) de radiación (ambos campos) propiamente dicha (R mucho mayor que
); se la denomina activa de Fraunhoffer

A simismo es importante saber que en la radiación, prácticamente denotada por la III zona, su energía decae con el cuadrado de la distancia R.


En otras palabras, si tenemos en cuenta que los transmisores de celulares y wi-fi (notebook, netbook, tablets, etc.) lo hacen a una potencia del orden de unos 1 W (entre 0,5 y 2 W) en un área eficiente esférica isotrópica muy estimada en 1 cm2, y a una frecuencia del orden de 1 GHz (entre 0,85 y 2,4 GHz) correspondiendo a una longitud de onda
= 15 cm, tenemos los siguienters resulados de zona (considerando para el mejor de los casos una ganancia de recepción Grec = 1 y sin atenuación del medio L =1):

I zona)

La potencia recibida es prácticamente la misma que la radiada en las inmediaciones, es decir en los primeros 1,5 mm
Prec Prad = 1 W
II zona)

Aquí el gradiente de potencia podrá pensarse que decaerá entre la que se obtiene a los 1,5 mm y los 1,5 m
III zona)

La potencia recibida a una distancia R = 1,5 m valdrá:
Prec = Prad
2 / (4.)2 R2 = 1 W . (0,15 m)2 / (4.)2 R2 = 0,0001425 / R2 = 0,0000633 W
   
    
La Recepción

Aquí supondremos una antena de recepción superficial, como puede ser una parabólica con feeder (a diferencia de las longitudinales que captan el campo eléctrico). Será preciso en esta acción destacar tres propiedades:


1º- La potencia por unidad de superficie en el lugar (Prec/m2)
2º- La superficie efectiva de recepción (Aef)
3º- La longitud de onda de trabajo (
)

Si tenemos en cuenta que la 1º condición está determinada por la III zona, y la 2º en su mejor condición (efectividad del 100 %) por la superficie de un cromosoma humano que es del orden de 2.10-10 m2 (20 um X 10 um) y en su mejor caso ("peor caso" de salud) con una eficiencia del 10 % del área disponible lo que hace un área efectiva Aef = 2.10-11 m2; a la 3º la pensamos como captada en dicha sintonía para también contemplar la mejor recepción.


En otros términos y simplificando, diremos que si tenemos una potencia recibida Prec = 0,0000633 W disponible en el aire a por lo menos 1,5 m; y que un cromosoma podría tal vez tener una abertura eficiente de 2.10-11 m2, otorgándonos una ganancia de recepción Grec = 4..Aef / 2 = 11,17.10-9 veces, entonces el mismo podría captar en el mejor de los casos una potencia de Pútil = Prec.Grec = 0,707 pW para lograr una mutación; cosa que, entiendo según mi sentido común, despreciable.

Debe tenerse en cuenta para esta consideración, por ejemplo, que los niveles de ruido térmico enmascaran a temperatura ambiente estas magnitudes puesto que, no siendo así, la Naturaleza proveería de mutaciones permanentes por el caos que producirían estos niveles. Debe entonces, necesariamente, tenerse mayor amplitud para discriminar mutaciones eficientes.


Ahora si se nos permite seguir aproximando y repetir el cálculo que usamos en la III zona para la I zona, donde la densidad de potencia prácticamente no ha cambiado, nos da una potencia útil de Pútil = Prec.Grec = 1 W.11,17.10-9 = 11170 pW para lograr cualquier mutación, cosa que entiendo no es tan despreciable y sería sí capaz de enmascarar cualquier ruido térmico.

   
    
Conclusión

En suma, acuñar los equipos de telefonía móvil celular y wi-fi en las inmediaciones de nuestra cabeza (como por ejemplo apoyarlos sobre nuestros oídos) y órganos sexuales (como al apoyarlos en las piernas, llevarlos en los bolsillos recordando que periódicamente remiten solos señales a la central, etc.) puede ser peligroso. Destaco aquí que lo posible no es algo necesario. La señal así aquí transmitida es recibida por nuestras moléculas genéticas con un orden de energía mayor al ruido natural. Y, por el contrario, el resto de ubicaciones y topologías comprendo que no revisten problemas.
  

Eugenio
06/08/14 al 07/08/14, Mar del Plata, Argentina
   
   
Bibliografía y Referencias (año 2014)

http://es.wikipedia.org/wiki/Cromosoma
http://www.loreto.unican.es/ATEIIWeb/TEII2004/TEII2004A17.pdf
http://catarina.udlap.mx/u_dl_a/tales/documentos/lem/vila_b_ca/capitulo1.pdf
  
WebMdP  -  Visualización con Pantalla en 1024 píxeles y Fuente en tamaño Mediano