INICIO > LOS EXTRATERRESTRES > EL CASO ROSWELL

Personas destacadas

Como me ha costado comprender los sucesos por la cantidad de nombres recurrentes, a continuación hago un breviario y en esta imagen recopilo a algunos:

- William Ware Mac (o Mack) Brazel (28/04/1899-01/10/1963) > encargado del rancho Foster
    - Maggie (f. 1975) > esposa
    - Bessie Brazel Schreiber > hija
    - Paul Brazel > hijo
        - Joe > sobrino de Paul Brazel
    - Bill Brazel > hijo

- Loretta Proctor > granjera vecina de William Ware Mac Brazel
    - Timothy "Dee" Proctor (f. 2006) > hijo
- Henry S. y J. B. Foster > Hermanos gemelos dueños del campo
    - Joan Purdie > hija adoptiva de J. B. Foster
- Chaves George Wilcox (f. 1961) > sheriff de Roswell en 1947
    - Ines > esposa

    - Phillis Wilcox y Elizabeth Tulk > hijas
    - Barbara Dugger > nieta
- Geraldine Perkins > regenta de la tienda de comestibles de Corona, Nuevo México
- Glenn Dennis > embalsamador de la morgue funeraria de Roswell llamada Ballard Funeral Home

- Milton Sprouse > sargento jefe de equipo B-29 con el Escuadrón 830 de Bombardeo
- Tom Carey y Donald Schmitt > investigadores que publicaron el libro "Witness to Roswell" (Testigos de Roswell), eds. 2007 y 2009 ampliada
- William Blanchard > coronel comandante de La Base Aérea Walker
- Roger B. Ramey > general de brigada en la Base de la Fuerza Aérea en Fort Worth, Texas
- Jesse Marcel (1907-1986) > mayor, inteligencia en la Base Nº 509 de Roswell
   - Jesse A. Marcel Jr. > hijo, médico e ngeniero
- Base de la Fuerza Aérea en Fort Worth > Actual Naval Air Station Joint Reserve Base Fort Worth (32.769167, -97.441667), condado de Tarrant, Texas, EE.UU.
- Base Aérea Wright-Field > Actual Wright-Patterson Air Force Base (39.823056, -84.049444), condado de Prince Greene, Ohio, EE.UU. El link en nuestro sitio.
- Andrews Army Air Field > Actual Andrews Air Force Base (38.810833, -76.866944), condado de Prince George, Maryland, EE.UU, asignada al Distrito de la Fuerza Aérea de Washington

Como comentario general, destacaré con texto en negrita a aquellas personas que creo son de importancia en sus testimonios, en color negro los testigos directos y en verde las que las refieren.

Suceso histórico

Para junio de 1947, Mac Brazel, de cuarenta y ocho años, trabajaba como capataz en un rancho de ovejas propiedad de los hnos. Henry S. y J. B. Foster ubicado a unos 30 kilómetros al sureste (aprox. 34.116225, -105.317565) de la pequeña villa de Corona, condado de Lincoln, Nuevo México, EE.UU. Su mapa. 1498.jpg La esposa y sus hijos vivían en la casa de la familia en el pueblo de Tularosa, condado de Otero, Nuevo México, EE.UU., a otros 30 kilómetros al sudoeste del rancho, pero mientras Mac Brazel estaba trabajando vivía en una cabaña aislada en el rancho que no tenía electricidad ni teléfono llamada Hines House.


Para aproximadamente los días 01-04/07/47 en una amplia zona de Nuevo México, EE.UU., encontrándose el clima con tormentas, se habrían producido 4 detonaciones con siniestros según la siguiente tabla e imagen:

    
1º- En el Norte de Roswell
Lugar:
A unos 55 km hacia el N de la localidad de Roswell (aprox. 33.862910, -104.704365)
Testigos presenciales: Haut, Blanchard
Testigos oculares por evidencia: Henderson
Testigos de informes de testigos oculares: Kromschroeder, Sappho, Mary Groode, Porter, Shirkey, Dennis, Pat Bush, George Jud Robert,  Joyce
Descripción del sitio del accidente: campo de escombros, OVNI dañado, varios alienígenas muertos
Descripción del OVNI: 4.5 metros de diámetro, 1.8 metros de alto, sin ventanas

2º- En el campo de los Foster, llamado Incidente de Roswell propiamente dicho
Lugar: A unos 92 km al NE de la localidad de Roswell (aprox. 33.968333, -105.243333)
Testigos oculares:
Mac Brazel, Bessie Brazel, Marcel
Testigos presenciales en busca de pruebas: Marcel Jr., Loretta Proctor, Frankie Rowe, Phillis Wilcox y Elizabeth Tulk,   Trowbridge, Wilcox
Descripción del sitio del accidente: campo de escombros en (33.968333, -105.243333), no hay OVNI intactos, y alienígenas encontrados aparentemente en (33.968333, -105.197931)

3º- En el lugar de Pinos de la zona de Lodge
Lugar: A unos 69 km al ONO de la localidad de Roswell (aprox. 33.631946, -105.216768)
Testigos presenciales:
James (Jim) Ragsdale y su novia Trudy Truelove
Descripción del sitio del accidente: escombros, han sufrido grandes daños OVNI, 4 alienígenas muertos
Descripción del OVNI: 6 metros de diámetro, cúpula en el medio, sin ventanas

4º- En las llanuras de San Augustín
Lugar: A unos 323 km al O de la localidad de Roswell (aprox. 33.417341, -108.005370)
Testigos:
Gerald Anderson, su hermano Glenn, su padre, su tío y Ted su primo Victor; el arqueólogo Buskirk y 5 de sus estudiantes; el civil Grady "Barney" Barnett
Relatos de testimonios de los testigos: Vern Maltais (amigo de Barney Barnett), Alice Knight (sobrina de la esposa de Barney Barnett)
Descripción del sitio del accidente:
campo de escombros pequeño, OVNI dañado, 4 alienígenas (incluyendo 2 muertos, heridos uno y otro al parecer no lesionado)
Descripción del OVNI: 10 metros de diámetro, con grieta de 5 metros en la parte superior a través del cual se pudo mirar adentro


A los pocos días Mac Brazel fue a ver el lugar acompañado de su vecino de siete años Timothy, descubrieron a medio kilómetro de su granja restos esparcidos de un material extraño, escrituras indescifrables en algunos de ellos y cuerpos pequeños accidentados. Como no podía ser de otra manera, avisó de su descubrimiento a los propietarios del rancho Foster y lo hizo desde el teléfono de una tienda de comestibles de Corona regentada por Perkins. Asimismo se lo comunica al sheriff del lugar Wilcox quien éste a su vez se lo informó a las fuerzas armadas.

En los periódicos del día 8 de julio se da el siguiente titular: "Las fuerzas aéreas capturan un platillo volante en un rancho de la región de Roswell". Se tienen diarios del 08/07/47  (vea las imágenes a, b, b-bis y c) donde aparentemente un coronel le informa a su teniente encargado de dar la información pública que se tenía en los cuarteles superiores  de la Base de la Fuerza Aérea en Fort Worth un "disco volador" recogido de Roswell, inclusive se llegó a informar de que había víctimas en el sitio. El día 9 el titular decía: "Ramey (Brig. Gral. Roger B. Ramey) desmiente lo del platillo volante". Ramey era general de brigada en la Base de la Fuerza Aérea en Fort Worth, y se desplazó, a petición de Mac Brazel, para ver los restos, que identificó inmediatamente como "un globo meteorológico". Cabe notar que el teniente anteriormente mencionado mantuvo la noticia original durante toda su vida. También es de notar que se dispone de una fotografía donde se muestra a Ramey con una ayuda de memoria que con tecnología actual aparentemente se desenmascararía su mentira.

El mayor Marcel, oficial en jefe de inteligencia en la Base Nº 509 de Roswell, EE.UU., habría sido el encargado de la revisión del sitio del siniestro. Pasado el tiempo, se sincera y dice haber mentido a la prensa diciendo que no había sido un globo meteorológico, sino que no supo nunca lo que fue. Su audio en un video. Su hijo Marcel Jr. y en ese momento con 12 años, cuenta actualmente lo que ocurrió. Disponemos de esto en video que puede mirar.

Después de que Mac Brazel informó a la Base del campo de escombros en su granja, el coronel Blanchard le ordenó a Marcel que examinara el campo de escombros. Marcel cargó algunos de los restos en su automóvil y condujo de regreso a Roswell. Como ya era de noche, hizo una breve parada en su casa a las 2 a.m. para mostrarle a su esposa e hijo las extrañas ruinas antes de llevarlos a la Base militar. Al día siguiente, el coronel Blanchard ordenó a Marcel que volara los restos a la Base de la Fuerza Aérea en Fort Worth. Después de que Marcel presentara los escombros, el general Ramey, dijo esto: que serían solo los restos de un globo meteorológico. Según una declaración hecha por Marcel décadas más tarde, los restos originales fueron reemplazados por los restos de un globo meteorológico, y los representantes de la prensa pudieron fotografiar a Marcel sosteniendo en sus manos partes del globo meteorológico. Marcel le mencionó a su hijo que toda la historia del globo meteorológico era un encubrimiento, pero que tenía que hacerlo y no decir nada para no perder su trabajo. Marcel recurrió a la televisión estadounidense en 1978 y 1984, afirmando que el campo de escombros que examinó no provenía de un globo meteorológico, sino que en ese momento le era imposible violar las órdenes de sus superiores y el para decir la verdad.

Los alienígenas muertos y vivos habrían sido llevados a La Base Aérea Walker (33.301556, -104.530556). Esta cerró el 30/06/67 para luego ser actualmente el Centro Aéreo Internacional de Roswell (Roswell International Air Center). Por otro lado, los investigadores Carey y Schmitt han propuesto dos sitios para el cuerpo: uno donde el arte principal se ubicó al Norte de Roswell, según lo describe el teniente Haut en su declaración jurada y por varios otros testigos; el otro estaría cerca del campo de escombros Mac Brazel, a unas 70 millas al noroeste cerca de Corona, New Mexico.

Seguido Mac Brazel sería «retenido» por la Fuerza Aérea durante casi una semana, y entonces su hijo Paul Brazel tuvo que hacerse cargo del rancho. Un sobrino de éste, Joe, ha confirmado recientemente que su tío estaba bastante molesto al comprobar cómo la propiedad de los Foster estaba literalmente tomada y acordonada por decenas de militares que les impedían el acceso. Incluso los familiares y demás empleados fueron expulsados de la hacienda sin más explicaciones. Nadie sabía qué hacían los militares en la propiedad, aunque todos intuían que estaba estrechamente relacionado con el extraño hallazgo del ranchero. La inflexible ocupación militar ocasionó un grave perjuicio económico a los Foster. Joe confirmó a los investigadores que ni su tío ni el padre de éste hablaban del incidente bajo ninguna circunstancia.


Dugger afirmó que su abuela Ines estaba realmente aterrorizada por lo que sabía y que le llegó a decir en una ocasión: «No se lo cuentes a nadie. Cuando ocurrió el incidente, la policía militar vino a la oficina y nos dijo a George y a mí que si alguna vez decíamos algo del asunto no sólo nos matarían a nosotros, sino también a toda nuestra familia». La propia Barbara aclaró que su abuela creía en la realidad del estrellamiento de Roswell y dijo: «Alguien llamó a mi abuelo [seriff Wilcox] y le contó el incidente. Él fue hasta el sitio y vio los restos. Se encontró una gran zona quemada. Era al atardecer. Había cuatro seres del espacio. Sus cabezas eran grandes. Usaban trajes como de seda. Y uno de los ‘hombrecitos’ ¡estaba vivo!». Tan abatido quedó su abuelo por el percance del «platillo volante», amenazas incluídas, que decidió dejar su puesto de sheriff en el pueblo tras el revuelo organizado por el Ejército.


El odontólogo John G. Kromschroeder conoció al piloto Henderson por primera vez en 1962-3 y entre los dos desarrolló una amistad. En 1977 Henderson le dijo a John que él era el piloto que había volado los restos y cuerpos de los alienígenas de Roswell a la Base Aérea Wright-Field. Henderson describió los restos como "desechos de naves espaciales" y que "los pasajeros murieron en el accidente". Un año después, los dos se encontraron nuevamente y Henderson había traído consigo una pieza de metal que secretamente había ocultado del accidente de Roswell. (entrevista del 11 de julio de 1990 en Youtube)

El FBI (Oficina Federal de Investigación) de los EE.UU. ha hecho público un documento que revela detalles intrigantes sobre el misterioso incidente. Aparentemente el FBI explícita como verdad el asunto. Ver la imagen de una parte del informe. A continuación expresamos su contenido y mi posible traducción.



El testimonio de Glenn Dennis

Dennis, un embalsamador de la morgue funeraria de Roswell de aquel momento, recibió una llamada telefónica desde la Base de la morgue militar. A Dennis le preguntaron sobre la forma mas adecuada de preservar cuerpos que han estado en descomposición, y que si poseía algún ataúd herméticamente sellado, del tamaño de un niño. Su declaración jurada del 07/08/91 dice:

   
(4) En julio de 1947, yo era un funerario, trabajando para la funeraria Ballard en Roswell, que tenía un contrato para proporcionar servicios funerarios para el Roswell Army Air Field. Una tarde, alrededor de la 1:15 o 1:30, recibí una llamada del oficial de la funeraria Base que me preguntó cuál era el ataúd sellado herméticamente más pequeño que teníamos en existencia. Él dijo: "Necesitamos saber esto en caso de que surja algo en el futuro". Me preguntó cuánto tardaría en conseguir uno, y le aseguré que podría conseguir uno para él al día siguiente. Dijo que volvería a llamar si lo necesitaban.

(5) Alrededor de 45 minutos a una hora más tarde, me devolvió el llamado y me pidió que describiera la preparación de los cuerpos que habían estado tendidos en el desierto por un período de tiempo. Antes de que pudiera responder, dijo que específicamente quería saber qué efecto tendrían los procedimientos de preparación en los compuestos químicos, la sangre y los tejidos del cuerpo. Expliqué que nuestros productos químicos eran principalmente soluciones fuertes de formaldehído y agua, y que el procedimiento probablemente alteraría la composición química del cuerpo. Ofrecí ir a
la Base para ayudar con cualquier problema que pudiera tener, pero reiteró que la información era para uso futuro. Sugerí que si él tuviera tal situación, trataría de congelar el cuerpo en hielo seco para su almacenamiento y transporte.

(6) Aproximadamente una hora o una hora y 15 minutos más tarde, recibí una llamada para transportar a un militar que tenía una laceración en la cabeza y tal vez una fractura en la nariz. Le di primeros auxilios y lo llevé a la Base. Llegué alrededor de las 5:00 p.m.

(7) Aunque era un civil, generalmente tenía acceso libre en la Base porque me conocían. Conduje la ambulancia hasta la parte de atrás de la enfermería de la Base y la estacioné junto a otra ambulancia. La puerta estaba abierta y en el interior vi algunos restos. Había varias piezas que parecían el fondo de una canoa, de alrededor de un metro de largo. Parecía acero inoxidable con un tono púrpura, como si hubiera estado expuesto a altas temperaturas. Había algunos escritos de aspecto extraño en el material que se asemejaban a jeroglíficos egipcios. También hubo dos parlamentarios presentes.

(8) Visité al aviador y fui a la sala del personal para tomar una Coca. Tenía la intención de buscar una enfermera, un segundo teniente, que había sido contratado aproximadamente tres meses antes de la universidad. Ella tenía 23 años de edad en ese momento (yo tenía 22 años). La vi salir de una de las salas de examen con un paño sobre la boca. Ella dijo: "Dios mío, sal de aquí o vas a estar en un montón de problemas". Ella entró por otra puerta donde estaba el Capitán. Me preguntó quién era y qué estaba haciendo aquí. Le dije, y él me indicó que me quedara allí. Le dije: "Parece que tienes un accidente, ¿te gustaría que me prepare?" Él me dijo que me quedara allí. Luego aparecieron dos parlamentarios y comenzaron a escoltarme fuera de la enfermería. Dijeron que tenían órdenes de seguirme a la funeraria.

(9) Conseguimos unos 10 o 15 pies cuando escuché a una voz decir: "No hemos terminado con ese SOB. Tráiganlo". Hubo otro Capitán, un pelirrojo con los ojos más miserables que jamás había visto, que dijo: "No viste nada, no hubo choques aquí, y si dices algo podrías meterse en muchos problemas". Le dije: "Oye, mira señor, soy un civil y no puedes hacerme nada". Él dijo: "Sí, podemos, alguien va a sacar tus huesos de la arena". Había un sargento negro con una almohadilla en la mano que decía: "Sería una buena comida para perros para nuestros perros". El Capitán dijo: "Saquen el SOB". Los diputados me siguieron a la funeraria.

(10) Al día siguiente, traté de llamar a la enfermera para ver qué estaba pasando. Alrededor de las 11:00 AM, llamó a la funeraria y dijo: "Necesito hablar contigo". Acordamos encontrarnos en el club e oficiales. Ella estaba muy molesta. Ella dijo: "Antes de hablar con usted, tiene que darme un juramento sagrado de que nunca mencionará mi nombre, porque podría meterme en muchos problemas". Estuve de acuerdo.

(11) Ella dijo que había ido a buscar suministros a una habitación donde dos médicos realizaban una autopsia preliminar. Los doctores dijeron que necesitaban que tomara notas durante el procedimiento. Ella dijo que nunca había olido algo tan horrible en su vida, y que la visión era la más espantosa que había visto en su vida. Ella dijo: "Esto fue algo que nadie ha visto". Mientras hablaba, me preocupaba que ella pudiera entrar en estado de shock.

(12) Ella dibujó un diagrama de los cuerpos, incluyendo un brazo con una mano que tenía solo cuatro dedos; los doctores notaron que en el extremo de los dedos había pequeñas almohadillas que se asemejaban a las ventosas. Ella dijo que la cabeza era desproporcionadamente grande para el cuerpo; los ojos estaban profundamente fijos; los cráneos eran flexibles; la nariz era cóncava con solo dos orificios; la boca era una fina hendidura, y los médicos dijeron que había cartílago pesado en lugar de dientes. Las orejas eran solo pequeños orificios con solapas. No tenían pelo y la piel era negra, tal vez debido a la exposición al sol. Ella me dio los dibujos.

(13) Hubo tres cuerpos; dos fueron muy mutilados y desmembrados, como si los depredadores los destruyeran; uno estaba bastante intacto. Eran de tres y medio a cuatro pies de altura. Me dijo que los médicos dijeron: "Esto no es algo que hayamos visto antes, no hay nada en los libros de texto médicos como este". Ella dijo que ella y los doctores se enfermaron. Tuvieron que apagar el aire acondicionado y tenían miedo de que el olor pasara por el hospital. Tuvieron que trasladar la operación al hangar de un avión.

(14) La conduje de vuelta al cuartel de los oficiales. Al día siguiente llamé al hospital para ver cómo estaba y me dijeron que no estaba disponible. Traté de atraparla durante varios días, y finalmente conseguí que una de las enfermeras dijera que el teniente había sido transferido junto con otro personal. Entre 10 días y dos semanas después, recibí una carta de ella con un número de APO. Ella indicó que podríamos discutir el incidente por carta en el futuro. Le respondí y unas dos semanas después apareció la carta con la leyenda "Devolver al remitente - FALLECIDO". Más tarde, una de las enfermeras de la Base dijo que corría el rumor de que ella y otras cinco enfermeras habían estado en una misión de entrenamiento y habían muerto en un accidente aéreo.

(15) El sheriff George Wilcox y mi padre eran muy buenos amigos. El Sheriff fue a la casa de mis padres la mañana después de los acontecimientos en la Base y le dijo a mi padre: "No sé en qué tipo de problemas se encuentra Glenn, pero le dices a tu hijo que no sabe nada y no lo ha hecho". He visto algo en la Base ". Él agregó, "Ellos quieren que usted y su esposa se llamen, y ellos quieren las direcciones de usted y de sus hijos". Mi padre condujo de inmediato a la funeraria y me preguntó en qué tipo de problemas estaba. Relacionó la conversación con el sheriff Wilcox, y entonces le conté los eventos del día anterior. Él es la única persona a quien le he contado esta historia hasta hace poco.

(16) Yo había archivado los bocetos que la enfermera me dio ese día. Recientemente, a pedido de un investigador, intenté ubicar mis archivos personales en la funeraria, pero todos habían sido destruidos.

La "Enfermera X"

Hasta el día de la fecha no se sabe con seguridad quén fue esa "Enfermera X" que detallara Dennis. Dijo que no sabía si la enfermera realmente había muerto y le había prometido a la enfermera que nunca revelaría su nombre mientras estaba vivo. Sin embargo, cuando algunos investigadores le prestaron un nombre para que pudieran corroborar que ella existía, Dennis aparentemente cedió y proporcionó el nombre de "Naomi Marie Selff". Después de que todos los esfuerzos no pudieron verificar que alguna de esas personas existió alguna vez, Dennis admitió que el nombre era falso. Como resultado, la credibilidad de Dennis ha estado bajo un fuerte ataque y, por lo tanto, toda su historia a menudo ha sido tratada como dudosa o fraudulenta.

David N. Wagnon era un joven técnico médico en el hospital Base, recordó a la joven y atractiva enfermera que encajaba con la descripción de Dennis. Si bien seleccionó el nombre "Naomi Self" de una lista de posibles nombres, sin embargo, cuando se le mostró a las enfermeras conocidas del anuario Base, eligió a la teniente primera Adeline "Eileen" Fanton como la enfermera que él recordaba. Además de su descripción física, muchos aspectos de su historia coinciden con lo que Dennis atribuyó a la "Enfermera X". Así, un nuevo testimonio verificaría el nombre de la "Enfermera X" dado en la declaración jurada del 15/11/93 ante la Notario Público Lisa C. Watson y que dice:

(4) Llegué a Roswell, Nuevo México, en abril de 1946 como miembro alistado de la Fuerza Aérea del Ejército de los EE. UU. Serví en Roswell Army Air Field (RAAF) durante dos años, asignado al Escuadrón "M", la unidad médica, como técnico en el laboratorio del hospital Base. Después de dejar el servicio, obtuve una licenciatura y un posgrado en ciencias, enseñé en la escuela secundaria y fui director de la escuela y consultor de educación sobre drogas. En julio de 1947, tenía 19 años y era una primera clase privada.

(5) No recuerdo nada sobre un incidente de un platillo volador accidentado durante el tiempo que estuve estacionado en RAAF, pero sí recuerdo a una enfermera del Ejército llamada Naomi Self, que fue asignada al hospital Base. Era pequeña, atractiva, de unos veinte años y, creo, una morena. Me parece recordar que la Srta. Self fue transferida de RAAF mientras yo estaba estacionado allí, pero no estoy seguro de esto.

(6) El nombre de la señorita Self realmente se quedó conmigo porque es algo inusual y ella estaba saliendo con el representante local de la Cruz Roja, que era un poco mayor, probablemente hacia los cuarenta y tantos años. No recuerdo el nombre del hombre, pero recuerdo que tenía una oficina en la ciudad y siempre estaba dando vueltas alrededor del Escuadrón "M" y la sala de emergencias.


Otros dos testigos también sugieren que Dennis pudo haber conocido bien a Fanton. Bob Wolf, propietario minoritario de la radio KGFL en Roswell, dijo que se sabía que Dennis estaba viendo a una enfermera de la Base que encajaba con la descripción de Fanton. Sgt. LeRoy Lang dijo que entrenó a Fanton en el uso de armas de fuego y vio a Fanton y Dennis juntos en la Base en varias ocasiones.

La señora Mary Crowley Lowe habría dicho: "En 1947, yo era enfermera y estaba en el hospital cuando trajeron a los extraterrestres del accidente del OVNI". Su esposo trabajaba como profesional de golf allí en el Instituto Militar de Nuevo México. Este testimonio lo da la señora Charles Huttanus que para 1960 trabajaba como empleada civil en la Base. Cabe destacar que para 1999 Lowe negaría el efecto, pero estudios aledaños lo confirmarían.



Los "ataúdes para niños"


Otro testigo de nombre L. M. Hall que habría sido ex-jefe de la policía de Roswell también hiciera una declaración jurada el 15/09/93 e indica:

(4) Llegué a Roswell, Nuevo México, en 1943, mientras servía en la Fuerza Aérea del Ejército. Fui policía militar e investigador en Roswell Army Air Field (RAAF). En 1946, después de ser dado de baja del servicio, me uní al Departamento de Policía de Roswell, y en 1964 fui nombrado jefe de la policía, sirviendo durante 14 años y medio. Ahora soy un miembro del Concejo Municipal de Roswell.

(5) En 1947, yo era una oficina de motocicletas, con servicio de patrulla en South Main Street, entre la ciudad y RAAF. Yo y otros oficiales de policía solíamos tomarnos un descanso en el pequeño salón de Ballard Funeral Home en 910 South Main, donde trabajaba Glenn Dennis. Conocí a Glenn cuando era diputado de Base porque hizo llamadas de ambulancia a la Base bajo un contrato que Ballard's tenía, por lo que a veces tomaba un café con él si estaba en el trabajo cuando paraba.

(6) Un día de julio de 1947, estaba en Ballard en un descanso, y Glenn y yo estábamos en el camino de entrada "batiendo la brisa". Estaba sentado en mi motocicleta, y Glenn estaba cerca. Él comentó: "Tuve una llamada divertida desde la Base. Querían saber si teníamos varios ataúdes para bebés". Luego comenzó a reírse y dijo: "Pedí por qué, y me dijeron que querían enterrar [o enviar] a esos extraterrestres", algo por el estilo. Pensé que era una de esas bromas de "gotcha", así que no mordí. Él nunca dijo nada más al respecto, y yo tampoco.

(7) Creo que nuestra conversación tuvo lugar un par de días después de que las historias sobre un platillo volador estrellado aparecieran en los periódicos de Roswell.


En el libro "Witness to Roswell" (Testigos de Roswell) de Tom Carey y Don Schmitt, ed. 2009 ampliada, darían a conocer muchos testigos más recientes que corroborarían la historia del "féretro para niños":

- Adam Dutchover, en ese entonces un niño que vivía cerca de Hagerman (a unos 40 kilómetros al sur de Roswell), dijo que solía ayudar en el pequeño supermercado local sirviendo café a los clientes. Recordó la conversación sobre el accidente del platillo volante y los "cuerpecitos". Los clientes habituales eran miembros del Departamento de Policía de Roswell y uno o dos empleados de Ballard Funeral Home, donde trabajaba Dennis. Aunque no recordaba la mayoría de los nombres, sí recordaba a la gente de Ballard hablando de la necesidad de pedir "ataúdes pequeños" para la Fuerza Aérea. (pp 146-147)
- Unos tres amigos adultos de Dennis: Rex Alcorn, Clifford Butts y William Burkstaller recordaron a Dennis contando la historia "cuando sucedió". Alcorn recordó que Dennis "Me dijo en el momento del incidente que recibía llamadas de la Base preguntando por 'ataúdes del tamaño de un niño'" (p. 147)
- El abogado de Roswell llamado Richard L. Bean, dijo que escuchó acerca del platillo estrellado "A los pocos días del accidente", pero pasó uno o dos años antes de que escuchara a Dennis hablar sobre recibir llamadas de ataúdes de niños desde la Base. (p.147)
- Garner Mason, cuyo padre, abuelo y tíos administraban el negocio mortuorio familiar en Hagerman en ese momento, dijo que era su depósito de cadáveres el que realmente entregaba ataúdes para niños al hospital Base de Roswell. "Recibimos la llamada de Ballard, porque no tenían suficientes para completar el pedido. Así que hicimos la entrega a la Base. En realidad, estaban hechos de cartón". (p.147)
- Beverly Otto dijo que trabajó en el Instituto Nacional de Salud en Washington poco después del caso Roswell. Ella se encontró brevemente con una enfermera del ejército durante una cena con amigas. La enfermera fue asignada recientemente al hospital Walter Reed en Washington y dijo que anteriormente estaba estacionada en la Base cerca de Roswell. Cuando preguntó en broma sobre la "gente pequeña" de Roswell, ella respondió: "Yo era la enfermera que pedía los ataúdes para niños, porque eran lo suficientemente grandes para los pequeños que estaban en la nave espacial". (p. 148)


El militar Sprouse dijo que habló con Dennis varios años más tarde mientras Dennis atendía un funeral para un amigo. Dennis le dijo que había recibido una llamada de la Base por cinco ataúdes para niños por un accidente que había sucedido 2 o 3 días antes.



Algunos testimonios

En este apartado se disponen de corroboraciones de cuerpos alienígenas de fenotípica grises, autopsias en el hospital, desaparición del personal médico, traslados, etc.

Sprouse dijo que los cuerpos fueron llevados a un hangar fuertemente custodiado por parlamentarios con ametralladoras. Además, él sabía algo acerca de la autopsia inicialmente descrita por Dennis. Un sargento de personal en su cuartel, que trabajaba como médico de urgencias en el hospital de Base, fue llamado allí. Cuando regresó, relató que dos médicos y dos enfermeras habían llevado a cabo una autopsia en uno o dos de los "cuerpos humanoides". Su amigo dijo que había visto los cuerpos. Al igual que la enfermera de Dennis, el sargento fue trasladado al día siguiente y nadie supo qué fue de él. Sprouse también escuchó que los doctores y enfermeras involucrados en la autopsia también fueron transferidos y nadie descubrió qué sucedió con ellos. Cinco miembros de su tripulación de tierra también fueron enviados al rancho para ayudar a limpiar el campo de escombros. (San Diego Union-Tribune story, 26/10/2007; historia de North County Times, 30/9/2007 - San Diego, Riverside)

Miriam "Andrea" Bush de 27 años, secretaria del administrador del hospital teniente coronel Harold Warne, llegaría a su casa una noche en estado de shock total. Finalmente, dijo que había un montón de personal médico extraño en el hospital que no reconoció y que ignoró al personal médico habitual. Más tarde, Warne la llevaría a una sala de examen y vio varios pequeños cuerpos infantiles. Uno se estaba moviendo. Su piel era grisácea o marrón y estaban cubiertos con algo así como sábanas blancas. Sus cabezas y ojos eran grandes. Al día siguiente, llegó a su casa y dijo que nadie iba a decir nada más al respecto. La familia pensó que había sido muy amenazada. Dijeron que el evento la traumatizó tanto que arruinó su vida. Murió en circunstancias sospechosas en 1989, con moretones cubriendo sus brazos, pero se suicidó asfixiándose con una bolsa de plástico atada alrededor de su cabeza. ("Witness to Roswell", de Tom Carey y Donald Schmitt, ed. 2007, c. 12)

Pat Bush era la cuñada de Miriam Bush. Miriam trabajó en el hospital base militar de Roswell en julio de 1947. Como tenía un alto nivel de autorización como titular secreto, el jefe del hospital la llevó a un lado en julio de 1947 para mostrarle "algo fuera de lo normal". Estos eran varios cuerpos de seres extraterrestres que yacían en una habitación en las mesas de examen. Al menos uno de estos seres todavía parecía estar parcialmente vivo, porque movió su mano. Esa misma noche, ella regresó a casa muy emocionada y le contó a toda la familia sobre su experiencia. Un día después, parecía un sustituto: estaba muy asustada y nunca le pidió a nadie en la familia que hablara sobre lo que les había dicho el día anterior. Miriam se convirtió en una persona muy asustada desde entonces y Pat sintió lástima por sus miedos. Miriam Bush murió en extrañas circunstancias: la encontraron muerta en la habitación de un hotel donde se había registrado con un nombre falso. La causa de la muerte fue llamada suicidio. Pat Bush dice que no cree que Miriam se haya suicidado. (entrevista en Youtube)

El cabo Arthur Herbert del grupo motero del hospital y el conductor de una ambulancia, le dijo a su esposa que "Al parecer, había médicos, tanto militares como civiles volando desde todo el mundo, al menos de todo el país, a quienes recogí y conduje hasta el hospital base. Nunca había visto tantos aviones entrando y saliendo en tan poco tiempo. No sabía lo que estaba pasando, pero había escuchado los rumores. Mi trabajo era simplemente conducir a los que ingresaban al hospital y expulsar a los que estaban saliendo a la pista de aterrizaje". ("Witness to Roswell", de Tom Carey y Donald Schmitt, p. 135)

El sargento Frederick Benthal que era un fotógrafo de la Fuerza Aérea del Ejército llegó volando desde Washington para fotografiar los cuerpos en el lugar del accidente al Norte de Roswell. Entrevistado en 1990 recordó la existencia de cuatro cuerpos pequeños y ocuros, que había un olor extraño como el del formaldehído, agregando: "Recuerdo que eran delgados y parecía que tenían una cabeza demasiado grande".

El teniente Walter G. Haut (1922-2005), en una declaración jurada del 14/05/93 publicada y entrevista en el año 2000, reveló haber visto cuerpos pequeños con cabezas grandes en Hangar 84 / P-3. Que eran del tamaño aproximado de los niños de 10 años, y que a su vez el coronel Blanchard comandante de la Base le indicó que medían alrededor de 4 pies de altura. Fue destinado en julio de 1947 a la Base militar de Roswell, Nuevo México, como oficial de relaciones públicas. En una declaración jurada de 2002, que solo se publicó después de su muerte (en diciembre de 2005), hizo las siguientes declaraciones: El lunes 7 de julio de 1947, un objeto volador se estrelló en la Base militar de Roswell y el comandante Marcel recibió el encargo de investigar el lugar del accidente. En la tarde del mismo día, varios civiles informaron un segundo sitio de impacto al norte de Roswell. Durante una reunión el 8 de julio de 1947, Marcel informó sobre el campo de escombros que examinó, a unas 75 millas al noroeste de Roswell. El coronel  Blanchard informó sobre el segundo sitio del accidente a 40 millas al norte de Roswell. Algunos desechos fueron pasados ??e inspeccionados por todos los participantes. Se parecían a una lámina metálica pero eran extremadamente estables con símbolos inusuales en ellos. Se decidió desviar la atención del sitio del accidente más importante al norte de Roswell, ya que demasiados civiles habían oído hablar de él. A las 9:30, el coronel Blanchard dictó un comunicado de prensa a Haut, declarando: "Tenemos un platillo volador en nuestra posesión, es de una granja al noroeste de Roswell, y los restos fueron volados por Jesse Marcel a otra base militar". Después de que se lanzó el comunicado de prensa, el teléfono de Walter seguía sonando, estaba llamando desde todo el mundo. Cuando el coronel Blanchard se enteró de toda la rueda de prensa, le dijo a Walter que se fuera a casa por hoy. Sin embargo, antes de que Walter se fuera, el coronel Blanchard lo llevó al Edificio 84, un hangar para aviones B-29. En esta sala, Haut vio un objeto con forma de huevo que tenía entre 3.5 y 4.5 metros de largo y aproximadamente 1.8 metros de alto. Walter vio varios alienígenas muertos junto al objeto, del tamaño de un niño de 10 años. Haut pudo visitar personalmente uno de los sitios del accidente y sacar algunos restos de allí, que almacenó en su oficina. De todo lo que Haut ha visto y experimentado, está convencido de que el incidente de Roswell fue el "choque de un objeto volador desde el espacio y su tripulación". (entrevista del 11 de julio de 1990 en Youtube). A su vez, siendo el jefe de prensa de 1947 de la Base Nº 509 de Roswell, EE.UU., sincera su testimonio del siniestro OVNI en este video.

Testimonio del ex-piloto Eleazar Benavides. Al militar de primera clase privada y piloto Elias "Eli" Benjamin (alias de Eleazar Benavidez) del 390º del grupo 509 Escuadrón del Servicio Aéreo se le ordenó ir al Hangar 84 / P-3 en la noche del 7-8 de julio. Allí lo pusieron a cargo de un destacamento de seguridad para escoltar a tres o cuatro cuerpos en camillas desde el lugar hasta el hospital. Estaban cubiertos con sábanas, pero una de las sábanas se resbaló durante la transferencia y fue entonces cuando Benjamin vio una "cara grisácea y la cabeza hinchada y sin pelo de una especie que me di cuenta que no era humana". También notó que uno de los cuerpos parecía moverse. En el hospital Base, se quitaron las sábanas y los médicos comenzaron a trabajar en uno que creía que estaba vivo. Lo describió como "una persona muy pequeña con una cabeza en forma de huevo que era demasiado grande para su cuerpo... Las únicas características faciales que se destacan en mi mente ahora son que tenía los ojos rasgados, dos agujeros donde debería haber estado la nariz, y una pequeña hendidura donde debería haber estado su boca". También similar a la historia de Dennis de la Enfermera X, Benjamin agregó que había un olor muy desagradable en el hospital. ("Witness to Roswell", de Tom Carey y Donald Schmitt, pp. 136-140; video testimonio de Benjamin del programa Sci Fi - 33 minutos de video). Vea su testimonio del año 2017.

En ese momento los niños rancheros: Timothy, Sydney "Jack" Wright, Mack y otro más habrían visto que a 2,5 millas al este del campo de escombros se hallarían a los alienígenas accidentados. Wright habría dicho: "Había cuerpos, cuerpos pequeños con cabezas y ojos grandes. Y Mack también estaba allí. No pudimos salir de allí lo suficientemente rápido".

Frankie Rowe, hija del bombero de Roswell llamado Dan Dwyer, dijo que llamaron al departamento de bomberos al sitio, pensando que un avión se había estrellado. Su padre dijo que había visto dos bolsas para cadáveres y un ser no humano, vivo y caminando. Era del tamaño de un niño de diez años y no tenía cabello. Tenía orejas muy pequeñas, grandes ojos oscuros, y estaba cubierto con un traje de una sola pieza. Los militares amenazaron a toda la familia después. Por otra parte, cierto bombero diría que el departamento de bomberos fue advertido por un coronel intimidante de la Base de que no fuera al sitio, que "Todo estaba siendo manejado por los militares". En cambio, el departamento de bomberos Base estuvo muy involucrado, causando una confusión posterior. Sin embargo, varios bomberos de la ciudad, incluido el bombero Dan Dwyer, decidieron ir al sitio por su cuenta. El bombero agregó que el coronel les dijo que un "objeto desconocido de otro lugar" se había estrellado en el desierto a las afueras de Roswell, que era una embarcación no de la Tierra, que los militares no sabían de dónde era y estaban muy preocupados.


El sargento James W. Storm diría que estaba involucrado en el transporte del OVNI caído para llevarlo a la Base desde su sitio del accidente. Storm era miembro del departamento de bomberos de la Base y dijo que los bomberos de la Base y de la ciudad, incluido el asistente del jefe de bomberos, estaban en el sitio. Se les ordenó que acompañaran el objeto con una lona transportándolo en un camión con plataforma. ("Testigo", 2009, pp. 107-108)

El sargento Homer Rowlette estaba con el 603º Escuadrón de Ingeniería Aérea en Roswell. De acuerdo con su hijo Larry y su hija Carlene Green, él les dijo a fines de la década de 1980 cerca del final de su vida y en su lecho de muerte que formaba parte de un grupo de limpieza enviado al sitio de impacto al Norte de Roswell. Además de ver la nave y manejar escombros extraños, había visto a "tres personas pequeñas" con cabezas grandes, a las que se refirió como "los grises" y al menos uno estaba vivo. ("Witness to Roswell", de Tom Carey y Donald Schmitt, pp. 199-200; video testimonio de Larry Rowlette y Carlene Green )

Según cuatro hijos y una nieta del teniente coronel Marion Magruder (f. 1997), un comandante de aviación de la Segunda Guerra Mundial y de la posguerra, les dijo en su lecho de muerte de ver al alienígena vivo en la Base Aérea Wright-Field después del accidente durante su asistencia al Air War College en algún momento entre julio de 1947 y julio de 1948. Mike Magruder dijo que su padre describió a la "criatura" como de menos de 5 pies de alto, "parecida a un humano" pero con brazos más largos, ojos más grandes, y una cabeza. Tenía una abertura para una boca y dos agujeros, pero no apéndices para la nariz y las orejas. No había dudas de que "venía de otro planeta". ("Witness to Roswell", de Tom Carey y Donald Schmitt, 203-205)

Descripciones similares también aparecen en las declaraciones juradas de la familia del piloto capitán Oliver "Pappy" Wendell Henderson . Su esposa Sappho Henderson, recordó que le dijeron que los seres eran pequeños con cabezas desproporcionadamente grandes. También recordó que le dijeron que los seres estaban empacados en hielo seco, una técnica de preservación que Dennis dijo que recomendaba para evitar la alteración de la composición química de los cuerpos. La historia de Dennis "Enfermera X" también incluía el olor abrumador hasta que los cuerpos finalmente se congelaron. La hija de Henderson, Mary Groode, recordó que le dijeron que los alienígenas eran "pequeños y pálidos, con ojos rasgados y cabezas grandes". Al igual que Dennis, ella recordó que le dijeron que había tres cuerpos. El hijo y el primo de Henderson también lo recuerdan contando la historia.

El amigo y socio comercial y médico John Kromschroeder del capitán Henderson conforme a la declaración jurada de su esposa Sappho el 09/07/91 frente a Notario Público del Condado de Los Ángeles, Estado de California, dijo que Henderson le habló por primera vez sobre los cuerpos alienígenas en 1977. Kromschroeder los describió solo como "pequeños", pero afirmó que Henderson también había dicho que había llevado los cuerpos a la Base Aérea Wright-Field junto con los restos del avión. En una reunión de su antigua tripulación de vuelo de la Segunda Guerra Mundial en 1982, Henderson volvió a repetir su historia. El teniente Vere McCarthy recordó a Henderson diciendo, "...algo en el sentido de que estaban muy deteriorados por la exposición y mordidos por los depredadores". De nuevo, esto sería similar a la historia de Dennis de dos de los tres cuerpos siendo desgarrados por depredadores. También dijo Kromschroeder que Henderson fue el piloto que voló los restos del OVNI y varios alienígenas muertos a Dayton, Ohio, y que describió a los alienígenas como pequeños con grandes cabezas vistiendo un traje espacial hecho de un material metálico desconocido para él. Su hija recordó que él dijo que habían sido unos tres alienígenas.

Otra historia vino de Beverly Bean, hija del sargento Melvin Brown. Bean ha declarado que su padre habló de ser uno de los soldados que montó guardia en el lugar del accidente y más tarde fuera a un Hangar donde se guardaban los cuerpos en espera del envío. En otra declaración describiera los cuerpos alienígenas de esta manera: que eran más pequeños que un hombre normal —unos cuatro pies— y tenían cabezas mucho más grandes que nosotros, con ojos rasgados, y que los cuerpos se veían amarillentos, un poco asiáticos. [Friedman y Berliner, Crash at Corona, 1992]

Uno de los miembros de la tripulación de un vuelo B29 al día siguiente a la Base de la Fuerza Aérea en Fort Worth, que llevaba una caja de sorpresas fuertemente guardada, dijo también que la tripulación sabía de los rumores de un disco estrellado con cuerpos encontrados dentro. La tripulación sospechó que la caja contenía los cuerpos

Robert Porter era sargento y ingeniero de vuelo B-29 en la base militar de Roswell. Él era parte de la tripulación que transportaba partes de un platillo estrellado de Roswell a la Base de la Fuerza Aérea en Fort Worth. En Fort Worth, fue testigo de partes de su avión B-29 que fueron transbordadas a un avión B-25 y se le dijo que el B-25 llevaría las piezas a la Base Aérea Wright-Field. Porter había invitado las piezas en el propio Roswell en el avión, pero todas las piezas estaban embaladas en papel marrón y no podía ver el contenido de estos paquetes. Por peso, sin embargo, se sentían como si estuvieran completamente vacíos de los suyos. Una parte era relativamente grande y triangular, los otros 3 paquetes eran del tamaño de una caja de zapatos. Después del almuerzo en Fort Worth, cuando él y el resto de la tripulación regresaron a su avión B-29, les dijeron que la carga era "solo un globo meteorológico". Sin embargo, cuando partieron en Roswell, se dijo que eran los restos de un platillo estrellado. En ese momento, Porter aceptó este cambio en los eventos oficiales sin pensarlo mucho. (entrevista del 11 de julio de 1990 en Youtube)

Robert Shirkey estuvo destinado en julio de 1947 como primer teniente en la base militar de Roswell. Allí trabajó como oficial de seguridad de la aviación y se le ordenó inmediatamente que preparara un avión B-29 para partir a la Base de la Fuerza Aérea en Fort Worth. El coronel Blanchard estaba allí en ese momento y Shirkey pudo ver varias piezas de aspecto metálico que se cargaban en el B-29. Una de las partes correspondía en apariencia a la doble viga en T, que Marcel Jr. mencionado en su cuenta de testigo. Varios días después, se preparó un B-25 para un vuelo a Fort Worth, y también hubo un tercer vuelo B-29 en el que Oliver "Pappy" Handerson era el piloto, este vuelo B-29 fue directo a la Base Aérea Wright-Field. Los tres vuelos transportan escombros del accidente. Robert escuchó de un sargento y varios cabos que estaban involucrados en la limpieza del campo de escombros y que además de restos de restos de extraterrestres muertos fueron recolectados. Los restos y las partes del cuerpo se almacenaron durante un corto tiempo en el Hall 84. Todos estos cabos, el sargento y el propio Robert, fueron trasladados a diferentes bases militares solo dos semanas después del incidente. (entrevista del 11 de julio de 1990 en Youtube)

Frank Joyce (f. 2008) trabajó como locutor en la estación de radio KGFL en Roswell. Ese día, Haut personalmente pasó el comunicado de prensa sobre el platillo volador a la estación. Después de que Frank leyó el mensaje, primero llamó a Haut de vuelta a la base militar para preguntarle si la historia era verdadera. Haut confirmó que el coronel Blanchard personalmente ordenó el comunicado de prensa. Por lo tanto, Joyce luego envió el mensaje en el enlace de Western Union a la Oficina de Prensa de United States. Poco después, recibió en su teléfono una gran cantidad de llamadas de representantes de prensa de todo el mundo, que querían que la historia se confirmara verbalmente. De repente, Joyce también tenía una persona del Pentágono en el teléfono amenazándolo que iba a tener serios problemas para enviar este comunicado de prensa al United Press Bureau. Más tarde, el propietario de la estación de radio Walt Whitmore llamó a Joyce para preguntarle algo sobre el accidente del OVNI. Eventualmente, Whitmore llegó personalmente a la estación de radio para recoger el comunicado de prensa original de Haut. Más tarde (presumiblemente no en el mismo día, el momento no está claro), Joyce recibió una llamada telefónica de un visiblemente asustado Mac Brazel, quien le dijo que la historia del OVNI era un error. Joyce le pidió a Mac Brazel que pasara por la estación de radio y hablaron entre ellos esa misma noche. Al hacerlo, Mac Brazel dejó a Joyce con la impresión de estar bajo una presión extrema. Mac Brazel dice que tienes que corregir la historia: todo lo que habría encontrado sería un globo meteorológico.

El entonces coronel Thomas Dubose era el jefe de gabinete del general Ramey en el 8 ° cuartel general de la Base de la Fuerza Aérea en Fort Worth. Recibió una llamada del mayor general Clements McMullen de Washington, que quería que los restos del accidente de Roswell fueran enviados a Washington. Dubose organizó el transporte de Roswell a la Base de la Fuerza Aérea en Fort Worth y de allí al Andrews Army Air Field. Dubose también dijo que la historia con el globo meteorológico fue sólo para ocultar la verdad y que los restos reales fueron reemplazados por un globo meteorológico antes de que la prensa pudiera tomar fotografías.

Jack Trowbridge había estado basado en la base militar de Roswell desde abril de 1947, donde trabajó como teniente bajo el mando del mayor Marcel. En la noche del accidente de Roswell, todo el equipo de oficiales de inteligencia se reunió para un juego de Bridge. Sin embargo, Marcel no estaba presente porque aún estaba de regreso de recoger los restos. Se unió al grupo relativamente tarde en la noche y todos fueron al auto de Marcel para mirar los restos del "avión". El material era similar al aluminio y en algunas partes se vieron jeroglíficos. Después de sostener el material en sus manos, Trowbridge describe sus características como extremadamente inusuales: no
importa cómo haya arrugado el material, inmediatamente volvió a su estado original. A la mañana siguiente, el material volvió a pasar por la oficina. Por la tarde, sin embargo, cambió la historia oficial: todas las partes nunca deberían hablar de todo. Según Trowbridge, el material que tenía en la mano no era un globo meteorológico.

El coronel Blanchard era el oficial de turno en la Base militar de Roswell y, por lo tanto, era el líder supremo. Él nunca ha hecho ninguna declaración oficial con respecto al incidente de Roswell. En 1965 era un general de 4 estrellas e invitado de una cena anual. Durante esta cena, le hicieron algunas preguntas sobre Roswell, pero Blanchard se negó a comentar. Todo lo que tenía que decir era: "Esa fue la maldita cosa que he visto". En una conversación posterior con el editor Art McQuiddy del Roswell Morning Dispatch, su único comentario fue "Lo que vi en ese momento, nunca había visto antes". ("The Roswell Incident", Documental de la BBC de 1994)

El ex-presidente de USA Harry S. Truman informa al recién elegido presidente Dwight D. Eisenhower del caso Roswell, tal cual comentara el anónimo ex-miembro de la CIA en este pequeño tramo de video.

Don Phillips, contratado por la CIA en su momento, confirma que hubo naves estrelladas y se hicieron de tecnología de ellas. Su video.

La vecina del lugar Loretta Proctor testimonia que no fue un globo meteorológico lo que cayera en Roswell. Su video.

El jugador estrella de fútbol americano Guy L. Hottel (1902-1990) luego se desempeñó en el FBI y da testimonio del hallazgo en un memorándum secreto ya desclasificado con fecha 22/03/50; dice: "Un investigador de la Fuerza Aérea dijo que tres llamados platillos voladores habían sido recuperados en Nueva México. Fueron descritos como de forma circular con centros elevados, aproximadamente con 50 pies (16 metros) de diámetro. Cada uno estaba ocupado por tres cuerpos de forma humana, pero de sólo 3 pies de alto (1 metro), vestidos con tela metálica de una textura muy fina. Cada cuerpo estaba sujeto de una manera similar a la que se usa en los testeos de aviones de alta velocidad. Según el informante Sr. xxx, las naves fueron hallados en Nuevo México porque el gobierno disponía de radares de alta potencia en el área y se cree que esto interfirió con el mecanismo de control de las naves. No se intentaron nuevas evaluaciones posteriores al hecho"."

Sin tener referencia certera, se comenta que una operadora de teletipo Lydia Sleppy de una Emisora de Radio KOAT en Albuquerque, Nuevo México, recibió ese día para difundirla una llamada de un tal Johnny McBoyle, supuestamente propietario de otra emisora, la Radio KSWS, anunciando el efecto; pero a la brevedad inmediata el FBI ordenaría suspender la divulgación. (ref)

La mecanógrafa June Crain (f. 1998) trabajaba en la Base Aérea Wright-Field, atestiguó que una de sus tareas consistía en la recuperación de los datos de OVNIs estrellados; y que habrían sido tres ya para 1952: el de Roswell y otros dos. Cuenta también que hubo algunos seres alienígenas ocupantes que fueron llevados a esta Base y puestos en un refrigerador. Estos seres del tipo grises estaban muertos y medían 1,20 m de estatura. Tuvo en sus manos un trozo de especie de tela metálica muy liviano que no se arrugaba y que le dijeron provenía de una nave espacial traída de Nuevo Mexico. Posteriormente se le hizo firmar un pacto de confidencialidad a cambio de dinero y lo mantuvo por 45 años, hasta 1977 que ya a sus 72 años lo rompió y habló por televisión. Escribiera en un correo electrónico a su entrevistador: "Tengo 72 años. ¿Qué pueden hacer, dispararme, meterme en la cárcel? Creo que puedo afrontar cualquiera de las dos cosas." ("I´m 72 years old. What (...) they going to do, shoot me or put me in prision? I think I can handle either one") (ref)

Testimonio de un ex-miembro de la CIA > ir a su link descriptivo

El testimonio de Charlie H. Fogus. Para julio de 1947 éste era ayudante del sheriff Jess Slaughter de la región de Roswell, Nuevo México, EE.UU., y cuenta que viajaban juntos para recoger a un prisionero, escucharon en su radio de la policía informes de un avión estrellado. Fueron entonces allí y afirma que vió cómo soldados estadounidenses arrastraban extrañas criaturas. Su relato se hapublicado en el libro "UFOs TODAY – 70 Years of Lies, Misinformation and Government Cover-Up" (Los OVNIs hoy: 70 años de mentiras, desinformación y encubrimiento gubernamental). (ref)
Se dispone del siguiente testimonio que se muestra en este video: "Estaban arrastrando una gran... criatura. Sacándola del lugar. Parecía como uno de ésos (aliens) que se ven en la televisión. Con grandes ojos. Y había una gran cosa redonda en el cañón. Tenía aproximadamente 100 pies de dámetro. Y lo pusieron en un camión y se lo llevaron. Tampoco nos dejaron acercarnos mucho, y no nos quedamos. sólo acompañamos al "prisionero" mientras lo trasladaban. (...) Ya se habían estrellado, los estaban sacando (a los aliens). Había soldados allí... Como 300 o 400 creo." En otra parte de su relato dice también (ref): "Cuando llegamos allí, la tierra estaba cubierta de soldados, cargaban una grande criatura. Los cuerpos deben haber sido de 5 pies de altura. Yo vi las piernas y los pies de algunos de ellos, parecían nuestros pies. La piel era de un color pardusco... Como si estuvieran al Sol demasiado tiempo. Había soldados allí... unos 300 o 400 de ellos. Los vimos arrastrarlos (a los cadáveres) hacia afuera, salir del cañón hasta los camiones... ponerlos en los camiones de remolque para que pudieran transportarlos." Además, afirma haber visto unas cuatro criaturas extrañas. Según su testimonio la mayoría estaban tapadas y asegura que vio las piernas de algunas de ellas, que "se parecían a las nuestras". Con una altura de un metro y medio, ellas tenían la piel de un color que tendía al marrón, "como si hubieran pasado demasiado tiempo bajo el Sol". Los militares entonces sacaron los cuerpos del lugar y los llevaron en camiones. Fogus y Slaughter pasaron unos 20 minutos allí, tras lo cual les dijeron que abandonaran el sitio. (ref)


Características de los restos hallados

- Bill Brazel habló en una ocasión de los restos y se refirió a ellos así: «Eran algo parecido al papel de estaño, sólo que no se rompía. Uno podía arrugarlo y doblarlo e inmediatamente recuperaba su forma original. Era flexible, pero no se podía plegar o doblar como el metal común. Casi como un plástico, pero definitivamente metálico. Mi padre dijo una vez que los militares le confesaron que no era algo hecho por nosotros. Había también un material filiforme: parecía seda pero no lo era. Se trataba de un material muy fuerte sin hebras o fibras, como tendría la seda. Era más como un alambre, una sustancia de una sola pieza. Y había unas partículas semejantes a la madera, como la madera de balsa por su peso, pero de color un poco más oscuro y mucho más duro. No pesaba nada y no se podía rayar con la uña. Todo lo que yo tenía eran unos pedacitos. No había escrituras o marcas en los fragmentos que yo tenía, pero mi padre dijo que había figuras en algunos de los trozos que él encontró».
- La señora Purdie considera que el material que cayó sobre su rancho era de origen desconocido.
- En los símbolos de un rayo de metal encontrado, se escribió una palabra, la palabra "ELEFTHERIA" o "XLXFTHXRIA" con el delphic "F" del griego antiguo y el correspondiente "?" del espejo "E", como se expresa en algunos griegos antiguos ciudades! Hoy, el rayo con la palabra "ELEFTHERIA" se guarda, junto con miles de objetos recuperados, en locales secretos en el Área 51.
- Mac Brazel especificaría que era un extraño material, el cual no podía ser doblado con mucha facilidad, no podía ser quemado y pesaba nada, tenía pedazos de substancias cafés, y algunos poseían jeroglíficos o símbolos geométricos. Tenían un color rosado o morado metálico, y el material no pertenecía a los materiales conocidos.
- A Sprouse le habrían dicho que el material estaba "fuera de este mundo", incluyendo papel de aluminio que cuando se arrugaba volvía a su forma original. (San Diego Union-Tribune story, 26/10/2007; historia de North County Times, 30/9/2007 - San Diego, Riverside)



Algunas observaciones

Según comentarios, se habría conservado parte del material de la nave con   cierta plasticidad de "memoria de fondo", esto es, que se dobla y vuelve a su estado original. Se tienen otros dos casos similares: el del Museo del OVNI y el del contexto funerario en Nazca.

La diapositiva del gris de Roswell > ir a su link que lo desmiente

Hay circulando una fotografía que muestro y que se la relaciona a este caso Roswell, pero que en verdad no he tenido hasta el momento ninguna referencia de la misma.


Conclusiones

Es evidente la certeza de los 4 siniestros y, por tanto, el secuestro de los militares de los EE.UU. de 4 OVNIs y sus pasajeros. Asmismo, se ha visto que hubo muchos testigos que se sinceraron y que la fenotípica de estos extraterrestres grises ha sido: altura de 1,2 m, cabeza grande, ojos almendrados, flacos, brazos largos, 4 dedos.

Estas cuestiones ponen en evidente certeza la posibilidad entonces de la realidad de los esquemas de conducta de lo que se ha llamado "la autopsia de Roswell", como asimismo la existencia de un material metálico flexible y autoreplegable y brindarse posiblemente los fundamentos para el logro de las invenciones del transistor, fibra óptica, tecnología infrarroja y el kevlar, entre otros.

Por otra parte, dado que los siniestros se han producido a lo largo de días, y viendo que en los testimonios militares no se ha detectado responsabilidad alguna de los hechos, me inclino a pensar que la causa de los mismos ha sido una magro espacio de navegación, probablemente influido por las radiaciones electromagnéticas de los radares militares en la zona, o consecuancias de restos atmosfércos enrarecidos por experimentos nucleares típicos del momento y zona, etc.

Tampoco quiero dejar de mencionar el llamativo abandono de los alienígenas a sus congéneres, puesto que habrían estado accidentados y otros muertos, expuestos a la inclemencia del lugar y hasta decomponiéndose y siendo devorados por carroña, y no los han socorrido. Si esta actitud no se apoya en cuestiones de responsabilidad y ocultamiento por parte de ellos, entonces, no cabe la menor duda de que sus potencialidades sentimentales que alimentarían las acciones de la voluntad expresa en ayuda a sus prójmos es: escasa, deficiente o nula. Y esto habla a favor de los comentarios de que son seres con falto de sentimientos.


Referencias

Refs.: ref 1, ref 2, ref 3, ref 4, ref 5, ref 6, ref 7, ref 8, ref 9

  
WebMdP  -  Visualización con Pantalla en 1024 píxeles y Fuente en tamaño Mediano